Cómo elegir el ramo de novia

CLAVES PARA LA ELECCIÓN
Es importante tener en cuenta varios factores como el color, la forma y el tamaño y el estilo. En este post os vamos a hablar de cada uno de ellos en profundidad.

El color: lo primero de todo será elegir la paleta de colores para la boda que queréis utilizar, si llevarás damas de honor de color son sus vestidos, y si vais a llevar algún complemento con un color diferente al color del vestido.
La forma y el tamaño: hay diferentes formas y tamaños de ramos de novia, por eso vamos a diferenciar cada uno de ellos:

– Bouquet: de no más de 30 cm de diámetro, forma redondeada y flores pequeñas, es perfecto para vestidos de cuerpo sencillo y falda voluminosa, como los de corte princesa.


– Silvestre: desenfadado, con mucha caída y aire boho, suele realizarse con flores de temporada. Es perfecto para bodas rústicas y vestidos con tejidos ligeros, con encaje y bordados.


– Asimétrico: se trata de un bouquet formado por diferentes especies de flores colocadas de manera aparentemente desordenada. Es ideal para acompañar vestidos con cuello halter o escote corazón, sencillos pero sofisticados.


– Cascada: en este ramo las flores caen hacia abajo. Su composición suele ser muy vertical, perfecta para novias altas con velo.

• El estilo: Esto depende mucho de la personalidad de la novia.

– Si eres una novia tradicional, elige un ramo tipo bouquet. Su forma redondeada y su tamaño lo hacen elegante y muy manejable. Además, te irán bien los colores clásicos y suaves, como el rosa nude, el melocotón o el blanco.
– Si eres una novia romántica, te puede ir mejor un ramo en cascada en color nude que contraste con el color vivo de flores silvestres o con el verde de algunas hojas.
– Si vas a ser una novia boho o rústica, te irá mejor un ramillete silvestre, con flores en diferentes tonalidades.
– Por último, si tu boda va a ser moderna, te irá bien un ramo asimétrico, que combine flores de tallo largo con otras más pequeñas.

LA ESTACIÓN DEL AÑO AL ELEGIR EL RAMO DE NOVIA
Centrarse en las flores de la temporada en la que celebres la boda es la mejor opción a la hora de configurar el ramo, porque lo hará más duradero y, además, te ayudará a descartar especies.
Si tu boda es en otoño, puedes elegir, por ejemplo, dalias o brezo. Para bodas de invierno se puede optar por tulipanes, anémonas, ranúnculos, calas, rosas o astilbe. En primavera se pueden añadir peonías, paniculata, rosas, lavanda, claveles… Y en verano rosas, margaritas, peonías, dalias, claveles…

QUÉ DEBES EVITAR AL HACER LA ELECCIÓN
Si no estás completamente segura de lo que quieres, no te sientas obligada a dejarte llevar por las últimas tendencias ni a elegir un ramo gigante. Apuesta por algo clásico y atemporal. Así no tendrás que llevarte las manos a la cabeza cada vez que veas las fotos de tu boda, porque tu ramo no pasará de moda y resultará elegante siempre.

CÓMO DEBES SOSTENER EL RAMO DE NOVIA PARA LUCIRLO BIEN
Un error frecuente de muchas novias en su camino hacia el altar es mantener el ramo demasiado alto. Se trata de un accesorio que debe complementar tu vestido de novia, no ocultarlo. Esto suele suceder por culpa de los nervios, que hacen que los hombros se tensen hasta elevar las manos casi hasta la altura de la barbilla. Un truco para evitarlo es girar ligeramente los codos hacia adentro para sostener el ramo por debajo de la cintura. Este giro impedirá subir el ramo más alto.

Espero os ayude!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El blog donde encontrarás lo último sobre el mundo de las bodas